Richie Hayward

COUNTRY United States      
GROUP LITTLE FEAT      

Biography

(1946 - 2010) Richie Hayward fue un baterista de bateristas. Desde el principio, como miembro de Little Feat, la banda de Los Angeles fundada por el guitarrista y vocalista Lowell George (ex miembro de Mothers of Invention de Frank Zappa), Richie tocaba sugiriendo siempre algo nuevo. Mientras su álbumes se fueron publicando -Little Feat, Dixie Chicken, Feats Don't Fail Me Now, Time Loves a Hero- también él evolucionó en su técnica, cuyos ritmos limpios y sincopados mezclados con un poder que puede ser fácilmente descrito como funky rock'n'roll, una potente mezcla de Earl Palmer con Joseph 'Zigaboo' Modeliste con Ringo Starr con Bernard Purdie con Elvin Jones... pero sonaba exactamente a Richie Hayward, y no como nadie más. Esas sutilezas ciertamente no fueron desapercibidas por muchos de los grandes artistas que trabajaron don Richie a lo largo de los años. Bonnie Raitt, Linda Ronstadt, Buddy Guy, Johnny Lang, Joan Armatrading, Eric Clapton, Robert Plant... Para batería del rock con una gran diferencia, escucha el álbum Shaken 'n' Stirred de Robert Plant, de mediados de los ochenta. Richie toca fuera de lo establecido en este -a veces subestimado- clásico de la batería, de uno de los líderes de Led Zeppelin. A nivel más comercial, Mustang Sally de Buddy Guy vio a Richie tocar un ritmo amigable al oído que le ayudó al legendario hombre del blues en su camino a MTV y de regreso a las listas de popularidad. Sí, Richie también tiene sus fans. Para los bateristas Steve Gadd, Tony Braunagel, Rod Morgenstein, Chester Thompson, Geoff Dugmore, David Garibaldi y una larga lista de otros grandes bateristas, algunos pioneros de nuevos sonidos también, Richie fue un músico único con un inimitable sentido del estilo. John Bonham - y de hecho todos los de Led Zeppelin - era otro gran fan. Después de todo, ¿qué músico -o más cercano al corazón del tema- qué baterista podría resistirse a tal emoción? Mirarlo tocar detrás de su batería con tal intensidad, uno no podía sino imaginar como podría ser tan grandiosamente funky. O sutil. Mientras muchos de los bateristas se pierden en el kick, hats y snare, el concepto encompasado de la totalidad del instrumento era algo característico de Richie, con patrones aparentemente aleatorios y lineales y fills que fluyen juntos como una línea rítmica invisible que florecía con entusiasmo, y si compromiso de una combinación de raíces y creatividad. Con su esposa Shauna, su hogar en Vancouver Island, justo en la costa oeste de Canadá, y amigos que lo querían como él a ellos, Richie había finalmente encontrado la verdadera felicidad, al final. Y aunque será siempre reverenciado como un gran baterista, recordémoslo también como una maravillosa persona. De hecho, Richie Hayward era las dos cosas... y mucho más.